FRUTA DE HUESO

Albaricoque:

Esta es una fruta primaveral y de verano similar al melocotón pero mucho más pequeño, de color anaranjado, de pulpa firme y con un delicioso sabor dulce. 

Su pequeño tamaño lo hace ideal para comer entre horas y donde sea.

Contiene mucha vitamina A, nutriente esencial para nuestra salud, para la vista, el cabello, la piel, los huesos y el sistema inmunitario, además de ser antioxidante.

Es rico en vitaminas, fibras y agua y bajo en hidratos de carbono. 

Cereza:

Roja, circular y pequeñita pero carnosa, es una de las frutas de primavera más esperadas y deseadas por aspecto, de gran aceptación y muy llamativa para los niños. Imposible resistirse a ella, ¡es todo un manjar!

Además de su atractiva apariencia y excepcional  sabor, desde ácido hasta el más dulce y delicado, es una fruta rica en vitaminas A, B, C, E, K y PP, en hierro, calcio, magnesio, potasio y azufre.

Es uno de los pocos alimentos que contiene melatonina, fundamental en la regulación de los ciclos de sueño y del ritmo cardíaco.

cereza

Ciruela (amarilla, roja, negra o verde):

En verano no puede faltar en nuestra mesa esta fruta magnífica considerada la de la eterna juventud. Nos aporta vitaminas, minerales, antioxidantes y tiene un efecto regulador del tránsito intestinal muy marcado.

Es una fruta jugosa y con un sabor dulce y ácido a la vez, muy refrescante y aromática… simplemente deliciosa.

Melocotón (de carne blanca y carne amarilla): 

Es un fruto  típicamente veraniego, redondo, coloreado, rodeado de una piel fina vellosa. Su carne es dulce, jugosa y desprende un agradable aroma.

Es uno de los frutos más importantes tanto en producción como en valor formando parte del grupo de frutas de mayor producción en todo el mundo.

Es fuente de potasio, provitamina A, vitamina C, hidratos y fibra.

Nectarina (de carne blanca y de carne amarilla):

Esta fruta estival es una variedad de melocotón pero de piel lisa y fina.

Tiene un sabor singular y diferente al resto de frutas, de ahí su nombre, que hace referencia al néctar y a la dulzura especial de esta variedad.

Su valor nutricional  destaca por el poder antioxidante y digestivo así como su alto contenido en potasio y vitamina C.

Paraguayo / platerina:

Fruta semejante al melocotón pero con forma achatada, de piel aterciopelada en el caso del paraguayo y de piel lisa (como la nectarina), en el caso de la platerina.

Su pulpa es crujiente, refrescante, jugosa y sabrosa. Simplemente irresistible.

Su forma plana permite deleitarse de su dulce sabor en cualquier lugar y momento.

Compuestos en gran parte de agua y antioxidantes, son  ricos en potasio, vitamina A, vitamina C y magnesio.